El castillo Vogelod Cine de terror

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía

El hombre con rayos X en los ojos (X) 1963

Nota: en esta review se cuenta toda la pelicula, incluido el final.

El doctor Sam Brant está examinando la vista a su colega y amigo el doctor James Xavier. Este está investigando un método para dar más sensibilidad al ojo humano y tenga más visión de lo que por naturaleza tiene. El grado de la visión humana en alcanze de onda es de un 10% de la actual onda espectral. El doctor James se pregunta ¿qué ocurriria si tuvieramos acceso al otro 90%? Su teoria es que somos practicamente ciegos, y con esa limitada visión del ojo humano sólo podemos ver el 10% del universo.

Su amigo Sam le responde que: "Solo Dios lo ve todo". James le da la razón, pero añade: "Y yo me quiero acercar a él". La doctora Diane Fairfax le pregunta sobre sus experimentos. Su último informe fué de hace 9 meses, y ha gastado una considerable cantidad de dinero, unos 27.000 dólares, donados por una fundación para que las investigaciones se puedan llevar a cabo. Y el doctor no tiene ninguna prueba real, solo teorias que no demuestran nada. La fundación se está impacientando, y puede retirarle el dinero.

Entonces el doctor James le prepara a Diane una demostración de sus investigaciones: en su laboratorio ha preparado hormonas con su estructura molecular ligeramente alteradas. Hace la prueba con un mono que tiene enjaulado, y le echa gotas en los ojos. Despues, lo mete en una jaula, donde hará la demostración. El mono será capaz de distinguir, tras un panel blanco, otros dos paneles, rojo y azul, que demuestra que la visión del animal ha podido, gracias al preparado con hormonas, traspasar un objeto sólido y ver lo que se oculta detrás como si fuera cristal.

Ambos doctores se hacen amigos y empiezan a salir juntos. Mientras estan en un restaurante, James le confiesa a la doctora que piensa utilizar su experimento para ver el interior de los enfermos y diagnosticar sus dolencias prescindiendo de los rayos X. Sin embargo, la fundación le pide un informe de las investigaciones. El doctor quiere mostrarles algo sólido, y decide hacer un ensayo sobre él mismo. Pero para ello necesita la ayuda de su amigo el doctor Sam.

Sam, aunque reticente al principio pues se puede poner en peligro la vida de James, acepta. Le administra a James una gota del preparado en cada ojo. James comienza a narrar lo que ve y siente: un mundo en desintegración, la visión se fragmenta... La luz se hace muy intensa y no puede soportar el dolor. Debe cerrar los ojos. Al abrirlos de nuevo, logra ver los informes que están en una carpeta cerrada. También ve la pluma oculta bajo la bata de Sam. El experimento funciona.

James no está conforme aun. Por ahora sólo puede traspasar la superficie. Quiere que Sam le eche otras gotas más. Sam se niega, y James se las echa él mismo. Pero es una dosis muy grande, y la luz le produce tanto dolor que cae inconsciente.

El doctor Sam le indica a la fundación los resultados del experimento. Pero la fundación no se lo cree. Cree que esas investigaciones no sirven para nada, y anuncian que no volverán a darles mas dinero para ello. James debe abandonar las investigaciones. Pero aun se sigue administrando dosis en secreto en cada ojo. Gracias a ello, su visión se va ampliando cada vez más. De visita a una niña enferma, descubre que el diagnostico previo es erroneo, pues con su visión de rayos X ha sido capaz de adentrarse en el interior del cuerpo humano y ver el origen de la enfermedad: un tumor. La joven va a ser operada pronto, y James estará alli.

Mientras ese momento llegue, Diane le invita a una fiesta. El doctor es invitado a bailar, y descubre algo sorprendente. Ve a todos, hombres y mujeres, desnudos. Parece que tener ese poder en los ojos resulta muy agradable.

El hombre con rayos X en los ojos

De vuelta en el hospital, el doctor comprueba que aun puede ver a todos desnudos. Parece que los efectos del preparado quimico persisten. La niña enferma va a ser operada. En el quirófano, el doctor James demuestra que el diagnostico del doctor que lleva el mando de la operación era equivocado. Con ello, salva a la niña de morir en la mesa de operaciones.

La visión de sus ojos va en aumento: ya puede ver venas y capilares, y el corazón, con una simple mirada. Sam y Diana están preocupados por él. Quieren buscar un neutralizador que contrarrestre el efecto de la pócima. Pero la ambición está haciendo mella en el doctor James Xavier: quiere ver lo que ningún hombre ha soñado ver. Sam intenta convencerle, pero por un terrible accidente, cae por la ventana del hospital y muere. Diane le dice que debe de huir. James responde que ¿por qué? Ha sido un accidente. Pero Diane le revela que nadie le creeria. Todos empiezan a pensar que está loco. Asi pues, James huye hacia un rumbo desconocido.

Logra ocultarse en una feria, donde forma parte del espectáculo, haciendose llamar Mentaro el vidente. Su trabajo consiste en adivinar, mientras tiene los ojos vendados, lo que escribe el publico en unas hojas de papel. Crane, un tipo con pocos escrupulos, dueño de la atracción, le pregunta que cual es el truco, pues siempre acierta y nunca se equivoca. James, que oculta sus ojos tras unas gafas de sol negras, le dice que no existe ningún truco. Pero Crane es obstinado.

Un dia, una mujer sufre un accidente en la feria. James adivina al instante que tiene rotas una pierna y tres costillas . Esto no pasa desapercibido para Crane, que le sugiere que podria trabajar de curandero, sanando a la gente. Ello les daria, a ambos, mucho dinero. James acepta, pues necesita el dinero para seguir mejorando la formula quimica que se administra diariamente en los ojos.

Una vez instalado como curandero, James se dedica a diagnosticar las enfermedades de las personas que pasan por su consulta. Aunque no puede curarlas, solo puede detectar la enfermedad. Esto no le importa a Crane. Mientras haya clientes, habrá dinero. Un dia recibe la visita de la doctora Diane. Esta le convence para que salga de ahi y se vaya con ella. Pero Crane amenaza con denuciarle a la policia por el asesinato del doctor Sam. Sabe quien es y toda la historia pasada del doctor. James y Diana huyen, mientras Crane grita llamando a la policia en medio de la calle.

Como necesitan dinero, James piensa que no hay otro sitio mejor en el mundo para ello que Las Vegas, el paraiso del juego. Una vez alli, y gracias a su visión de rayos X, logra una considerable cantidad de dinero. Pero su mente perturbada y su afan de protagonismo, hacen sospechar al dueño. Tras un breve forcejeo, las gafas de sol que ocultan los ojos de James caen de su rostro, mostrando en qué se ha convertido sus ojos: dos brasa negras, que diriase que queman. Diane no puede impedir que James huya en un coche robado.

James conduce por la carretera que cruza el desierto. Sin sus gafas de sol, sus ojos no pueden soportar la terrible luz que le deslumbra. Tras una frenetica carrera, su coche cae por un barranco. James se incorpora como puede, pero está medio ciego, deslumbrado por la hiriente luz que es como un ácido luminoso que daña sus enfermos ojos y le hace ver los objetos sólidos como formas abstractas que apenas puede distinguir. En su huida errante llega a una carpa instalada en el desierto.

La carpa alberga una pequeña congregación de fieles religiosos que escuchan a un sacerdote. Tras un breve momento, James se acerca al pulpito. El sacedote le pregunta: "¿Eres un pecador? ¿Quieres salvarte?". James le contesta, agotado: "¿Salvarme? ¡No!! Tan solo pretendo decir lo que veo... Una tiniebla fria... mas allá del mismo tiempo y mas allá de los humanos... Una luz que alumbra y abrasa... Y en el centro del Universo, el Ojo... que nos ve a todos. No. ¡No!!".

El sacerdote le responde y le cita una frase de la Biblia: "Si tus ojos te escandalizan. ¡¡Arrancatelos!!". El coro de feligreses repite como un eco las ultimas palabras del sacerdote, mientras Diane y la policia aparecen en la puerta de la carpa. Y James, desesperado, ve la solución para acabar con el dolor. Se arranca con sus propios dedos las dos brasas negras oscuras como cavernas en que se han convertido sus ojos.

'El hombre con rayos X en los ojos' (1963) está dirigida por Roger Corman, y es un clásico de la ciencia ficción con el actor Ray Milland de protagonista, que consigue una memorable interpretación. Secuencias grabadas en la retina del espectador, todas a cargo de la visión de rayos-X del doctor. Una muestra de la caida al abismo personal y profesional de un hombre que por mejorar la ciencia, se ve invadido por la ambición y la locura. Los efectos de la droga van directo, además de a sus ojos, al cerebro.

En los primeros momentos de hacer efecto la droga, la cámara cambia de emplazamiento mostrandose tras la pupila, logrando el efecto de que veamos lo que ve el doctor James. Una vez los efectos de la droga han conseguido extenderse, se nos muestra unas imagenes de pesadilla, donde los ojos del doctor solo ven esqueletos en vez de humanos, visiones apocalipticas donde no hay edificios sino el armazón que los sostiene, el espectro solar y los elementos que componen la atmosfera. Estas visiones de pesadilla están logradas magistralmente por una nueva tecnica ideada por el fotógrafo de Corman, Floyd Crosby, llamada 'Spectarama'.

En cuanto al guión, sólido y coherente, aunque hay algunos dialogos poco pensados y que suenan apresurados. Para ponernos puntilloso, solo en dos escenas: cuando el doctor James logra salvar a la niña, el doctor que dió el diagnostico equivocado le afirma a James en tono molesto, segundos después de terminada la operación y aun en el quirofano, que lo sucedido seguramente "Ya haya trascendido a la prensa" y yo me pregunto: ¿Es que los periodistas se suelen poner detras de la puerta del quirófano? ¿Son tan rapidas las comunicaciones?.

La otra escena nombrada es al producirse el accidente en que Sam, el amigo de James, muere al caerse por la ventana del hospital. James huye sin dar explicaciones de lo sucedido, aconsejado (¡) por Diana. Estamos hablando del fin de la carrera médica de un hombre. ¿Podia haber habido otra solución? Una declaración de los hechos, la incredulidad de la policia, y por fin, la huida. Bueno, una solución pausible. Pero seguramente alargaria en exceso el metraje, y quizás podria romper el ritmo de la pelicula. Una huida precipitada es más efectiva que un careo policial.

Son simplemente dos notas curiosas y divagaciones personales de este que escribe que no desmerecen, ni mucho menos, el resto de un guión brillante, unas interpretaciones a su misma altura, la fotografia en Phatécolor de Floyd Crosby y la música de Les Baxter, otro asiduo colaborador de Roger Corman. Con un final que nos remonta al momento inicial en que James se queria equiparar con Dios, y nos hace recordar al olvidado durante toda la trama de la pelicula, se advierte que hay ciertas cosas que la mente humana no puede soportar. En definitiva, uno de los mejores trabajos de este director.

Se la conoce también como: Man with the X-Ray Eyes / X: The Man with the X-Ray Eyes.

El hombre con rayos X en los ojos (X) 1963. Director: Roger Corman. Intérpretes: Ray Milland (Dr. James Xavier), Diana Van der Vlis (Dr. Diane Fairfax), Harold Stone ( Dr. Sam Brant), John Hoyt (Dr. Willard Benson), Don Rickles (Crane), Morris Ankrum (Mr. Bowhead) John Dierkes (Preacher), Kathryn Hart (Mrs. Mart), Jonathan Haze (Heckler), Vicki Lee (Young Girl Patient). Duración aproximada: 100 minutos.


Creado el 04 enero, 2011.

Tweet

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.