El castillo Vogelod Cine de terror

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía y literatura fantástica

Juez Dredd (Judge Dredd) 1995

En el futuro, los jueces son los encargados de hacer cumplir la ley. Uno de ellos es el juez Dredd (Sylvester Stallone), el cual es acusado injustamente de un asesinato que no ha cometido y condenado a prisión. El causante de su desgracia es su hermano Rico (Armand Assante) en conjunción con el juez Griffin (Jürgen Prochnow), y además ambos conjuran para apoderarse del poder.

Cuando trasladan a Dredd a la carcel, la nave en la que viajan es atacada por una familia que vive en el desierto, fuera de las murallas de la ciudad. Dredd y Herman (Rob Schneider), un preso común, sobreviven al choque de la nave, y van a ser comidos por esa familia de caníbales, pero Dredd logra matarlos. Inesperadamente encuentra a su superior (Max von Sydow) que antes de morir le dice a Dredd que Rico y él son hermanos y que fueron creados genéticamente en un laboratorio: a Dredd le implantaron el ser cumplidor absoluto de la ley pero su hermano Rico sufrió una mutación y salió defectuoso y es todo lo contrario. Dredd, que desconocía que Rico era su hermano, volverá a la ciudad para vengarse y recuperar su honor.

Juez Dredd

Danny Cannon dirige esta adaptación de la figura del juez Dredd, cumplidor de la ley en un futuro, quizás ya no muy lejano, un personaje creado para el cómic de la mano del dibujante español Carlos Ezquerra y el guionista John Wagner. Protagoniza Sylvester Stallone, gran héroe de las películas de acción, siendo los años 80 y esta de los 90 su cénit cinematográfico, con una amplia filmografía y estupendas películas de evasión. Esta en concreto es una gran adaptación y entretenida y lograda película de ciencia ficción. Anteriormente Sylvester Stallone también había protagonizado 'Demolition Man' (1993) junto a Wesley Snipes, otra obra futurista entretenida, divertida y una fantástica sorpresa de alguien, Stallone, que no solía formar parte de este género futurista.

En ambos casos, se supo combinar la acción, con la recreación creible de un mundo futuro, diálogos y situaciones ingeniosas todo gracias a buenos guiones con chispa para lograr unas redondas producciones de género. En 'Demolition Man', aunque con un tratamiento serio y violento, hay también más humor que en Dredd, los continuos avisos del detector de tacos son hilarantes, o las extrañas conchas del retrete son surrealistas.

Juez Dredd

Era de conocimiento en Hollywod, y en el resto del mundo, sobre todo los fans acérrimos pero incluso también de aquellos simples aficionados de ocasión al género de acción, de la existencia de una rivalidad no muy fuerte quizás pero rivalidad, entre Stallone y el otro gran forzudo Arnold Schwarzenegger, por la época otro crack de taquilla [incluso hizo un guiño a esta rivalidad con Sylvester Stallone, en tono jocoso, en 'El último gran héroe' (1993)] forzudo que para la ciencia ficción protagonizaría la influente saga iniciada por 'Terminator (1984), pero por desgracia y a pesar de protagonizar una película de cabezera como 'Conan, el bárbaro' (1982) de John Milius, hace tiempo que superó el límite de tolerancia de este que escribe.

Stallone siempre pareció, y sigue pareciendo, el típico bruto sin mucho seso, pero por ello puede que inspirara más confianza que su opositor vienés. En este trabajo, Stallone se pone en el violento papel de juez con convicción y garra, a su nivel habitual de testosterona y acción.

El mundo futurista está muy logrado, hay carreras en motos que vuelan (1), hay un robot gigante y majestuoso poco menos que real y en general se logra crear la ilusión de que estamos ante un mundo futuro lejano. Claro que menos lejano que cuando se estrenó a mediados de los 90. Actualmente todo ha cambiado en muchos sentidos, hay más violencia aunque no parece haber más dureza de leyes como en el juez Dredd, y además tampoco vemos plasmado en la realidad ese hipotético mundo futurista.

Juez Dredd

Pero hay un claro ejemplo de que quizás ya estemos en ese futuro imaginado: 'Dredd' (2012) de Pete Travis, fue la segunda versión que se hizo del juez Dredd y ahí, el futuro se plasma en detalles, no en la generalidad, al contrario que en el Dredd de Stallone: en el Dredd de 2012 el mundo futuro que vemos es el de ahora pero superpoblado, los vehículos si vuelan no lo vemos, las vestimentas de las personas, los vehículos mismos son los mismos que vemos en el día a día de cualquier ciudad, sin diseños de lineas futuristas de ninguna clase, es la realidad del futuro, las casas y edificios son los mismos, con los mismos rascacielos y construcciones de ciudades solo que duplicadas al cubo y por ello en los detalles se marca el futuro: todo EE.UU. es una gran ciudad; los bloques de apartamentos pueden cerrarse con planchas de metal en caso de una hipotética guerra; las armas de los jueces son muy poderosas y reconocen el adn de su portador original.

La violencia siempre ha estado presente en el mundo y no puede ser considerada futurista excepto de nuevo el detalle: en ambos Dredds la violencia de Estado está institucionalizada sin atisbo de revisión por la justicia de los que hacen cumplir la ley, que son además ejecutores públicos.

En el Dredd de Stallone en cambio el mundo realmente es futurista en el ámbito particular pero también general, ya que bebe más de la vertiente clásica de recreaciones de mundos futuros que el cine ha ido creando: las motos de los jueces (y todos los vehículos) vuelan; la ciudad está rodeada de enormes pantallas de neon y grandes edificios que surgen tanto de la influencia de 'Blade Runner' (1982) de Ridley Scott, tanto como esta tuvo de influencia 'Metrópolis' (1927), de Fritz Lang; el gran laboratorio que clona a los futuros jueces sólo inspira futurología, la idea del tribunal de jueces (que existiría en el Dredd de Pete Travis pero no se muestra) inspira una sociedad policial, y militarizada, que es en realidad una sociedad desesperada por los actos de violencia que puede socavar los cimientos de la civilización tal como la entendemos.

Juez Dredd

Así pues, este Dredd completa la idea clásica, que pienso que sigue siendo completamente válida y por tanto aun más cercana, de lo que tenemos en mente al pensar en "futurista". Hay incluso vehiculos de ese estilo futurista que no existen en la actualidad. Sin embargo, la violencia que muestra el juez Dredd de Stallone es una violencia convencional, surgida de un clasicismo que a estas alturas, o bien resulta anticuado o bien entrañable, según el punto de vista de quien lo describa, pero en la versión de Pete Travis la violencia supura por todos lados estallando en descomunales supernovas de disparos, cadáveres y sangre.

Ambas versiones son estupendas adaptaciones de la figura de este juez Dredd incorrupto y mecánico, más robot que un robot, duro e imparcial, y son igual de buenas e igual de adecuadas para el tiempo en que salieron. La de Stallone ha mejorado incluso, ha crecido en encanto y en clasicismo, algo que nadie podía imaginar. A pesar de no ser todavía considerada un clásico de la ciencia ficción, debería serlo, y me gustaría estar convencido de ello, y que se convirtiera en una película mas revalorizada. Valores tiene para ello. Duración aproximada: 96 minutos.

Juez Dredd

Nota: (1) Es una breve pero lograda persecución entre los grandes rascacielos, siendo posible que todo el mundo tenga concebido que en el futuro, los vehículos vuelen. El tema se desarrolla de forma admirable en 'El quinto elemento' (1997) de Luc Besson, con Bruce Willis, donde hay espectaculares persecuciones de coches aéreos en una gran ciudad del futuro.


Tweet

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.