El castillo Vogelod Cine de terror

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía

L: Change the World (2008)

Un virus creado artificialmente se expande en un poblado de Tailandia. El poblado es destruido y sólo sobrevive un niño (Narushi Fukuda) que no se ha contagiado de la enfermedad. Acude a casa de L (Ken'ichi Matsuyama), investigador privado que lo acoge. Una compañía pretende expandir el virus por el mundo porque hay un exceso de población y para que el mundo se regenegere de nuevo, pero necesitan fabricar antes un antídoto del virus.

Un científico (Tim Man) al saber que pretenden expandir el virus, destruye el antídoto y se suicida, su hija (Mayuko Fukuda) acude a L que intentará parar a los criminales además de intentar crear de nuevo el antídoto para el peligroso virus, que es más peligroso que el ébola.

L: Change the World

Conocida también como 'Death Note 3', Hideo Nakata dirige este spin-off de las películas Death Note: La película (2006) y Death Note: El último nombre (2006), dirigidas por Shûsuke Kaneko, que adaptaban el manga de homónimo título creado por Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, donde al escribir nombres de personas en un cuaderno negro estas personas morían. El cuaderno iba acompañado de un shinigami, un dios de la tradición japonesa al que generalmente se le asimila con la muerte e induce a las personas a suicidarse, pero en este caso le sirve de compañero al poseedor del cuaderno. Aunque este es el único que puede verle, también podría verlo el que toque el cuaderno. El poseedor del cuaderno, Light Yagami, lo usa para librar al mundo de criminales.

Este spin-off se centra en L y tanto el libro como el shinigami tienen una presencia limitada sólamente a ciertos momentos aunque tiene su importancia porque L escribe su propio nombre en él con lo que la muerte parece que le llegará. Pero antes debe de detener a los que pretenden soltar el virus por el mundo.

Hideo Nakata dirige bien, muchas veces se nota su mano sobre todo en ciertos momentos iniciales con la escenografía solitaria ante el ordenador o la música de toques de campanas creada por el habitual con Hideo Nakata, el compositor japonés Kenji Kawai, que en algún momento por esos sonidos puede recordar algo a Dark Water, pero a medida que la película avanza, la dinámica historia hace que uno se olvide de quien está detrás y es una película nueva con acción, pienso que en una historia muy bien elaborada, la música cambia radicalmente a una que pienso es más apropiada para enmarcar un desarrollo biotecnológico artificial, los personajes están bien definidos, Ken'ichi Matsuyama, que ya había interpretado a L en las otras dos películas lo hace bien, ese extraño chico que sólo come dulces, y en general a medida que la historia avanza la película va ganando en interés y no decae.

Aunque pienso que todo es relativo y puede que no a todo el mundo le pueda gustar una adaptación de un manga, sería un error el tener una idea preconcebida de lo que puede o no puede ser, sobre todo cuando hay un equipo profesional detrás que hace muy buen trabajo, y es mejor dejarse llevar, eso es el cine, además tiene ciertas profundidades sentimentales, y sociales también. Es curioso cómo a veces te hace pensar en los casos de ébola que hace unos años sufrió este país y todo lo que se lió, porque vemos a esos hombres de blanco y cómo se activan las alarmas de urgencia ante el virus, como pasó aquí. Duración aproximada: 129 minutos.


Tweet

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.