El castillo Vogelod Cine de terror

Cine de terror, ciencia ficción, fantasía

La guerra de los mundos (War of the Worlds) 2005

En todo el mundo unas máquinas extraterrestres aparecen destruyendo todo a su paso. En norteamérica, Ray, padre de dos hijos, debe huir a un destino incierto junto a sus hijos para salvar la vida.

Ciencia ficción de alto nivel dirigida por Steven Spielberg adaptación de la novela de H. G. Wells La guerra de los mundos. También es un remake de la versión que hizo Byron Haskin en 1953. Esta es una gran producción de efectos especiales muy logrados, infográficos claro está, pero de calidad: tanto los efectos visuales como el sonido son mayestáticos. La muchedumbre humana que huye suena apoteósica, los efectos especiales sobrecogen y hay momentos que impactan.

Steven Spielberg sabe como sacarle partido a las nuevas tecnologías, ya lo demostró en 'Parque Jurásico' (1993) pero es que siempre ha tenido una habilidad y talento enorme para recrear, al menos, tecnología que parece imposible.

La guerra de los mundos

Uno de sus mayores logros, aún hoy en día, es lo que logró en la majestuosa 'Encuentros en la tercera fase' (1977) en la que se mantiene un contacto extraterrestre y vemos ovnis espectaculares, y extraterrestres del tipo llamado "grises", lo que le hacen así, por usar una palabra, a los seres y el mundo recreado, "realistas", alejados del pulp. Se hizo en una época en la que parecía imposible poder hacer algo así de tanto realismo y si alguien podía hacerlo, ese era Spielberg, lo demostró, y demostró que es un genio, y punto, creador de maravillosos mundos y maravillosas historias. A muchos no les parece para tanto lo que hace, pero esas críticas son muchas veces porque es judío, lo que ya es otro tema.

Además, Spielberg es un hábil conocedor de la clase media norteamericana y sabe cómo retratarla, creo que es el mejor director que sabe cómo plasmar en pantalla esos personajes de la clase media trabajadora de EE.UU. como vemos aquí, o como vimos en la misma 'Encuentros en la tercera fase', donde el protagonista es un tipo común -Richard Dreyfuss, en su segunda película con Spielberg tras 'Tiburón' (1975)- que se ve metido en todo el lío ovni. (1)

La guerra de los mundos

Tom Cruise hace precisamente de un trabajador de esa clase media, con problemas familiares que tiene dos hijos de los que no se ocupa muy bien. En este caso de urgencia no ocurre así en cambio y este es el terrible bálsamo que necesita su vida para encauzar su vida familiar. Las relaciones padre e hijo están trazadas lo bastante para conocer las diferencias entre ellos. No obstante, de sus dos hijos adquiere un protagonismo inusitado la pequeña, la actriz Dakota Fanning que hace un trabajo espectacular, y es de esas niñas actrices que actúan de forma tan natural que incluso acapara toda la atención de la película. Siempre le auguré una brillante carrera, y afortunadamente no se perdió en el escabroso mundo infantil de Hollywood y sigue una carrera que tiene mucho futuro por delante.

Junto a ella, está el otro hijo, interpretado bien por Justin Chatwin, pero pienso que en realidad es un personaje prescindible que no aporta nada a la película. Spielberg habrá querido, muy característico de él y que muchas veces es dificil de aguantar (2), incurso en el enorme caos y miedo provocado por los extraterrestres, seguir manteniendo la confrontación padre e hijo, pero cuando parece que Robbie va a adquirir mucha más importancia, desaparece totalmente de la trama, sin que en realidad haya aportado nada y lo peor, ni nos importe, pues nos olvidamos por completo de él.

Pienso que hay una relación directa con la versión de Byron Haskin, y es que el primer edificio que es destruido por los extraterrestres es una Iglesia, edificio que fue, en la versión mencionada, el refugio último de los supervivientes. Pienso que no puede ser casualidad y que tiene relación con aquella, pero de todas formas tampoco veo necesario ni comprobarlo, ni profundizar en ello por mi parte. Todos sabemos cómo terminan siendo destruidos los extraterrestes, no lo diré para no fastidiárselo a aquellos que aun no lo saben, pero aún así la idea religiosa sigue vigente, una idea propia de las teorías creacionistas, que es una idea que nunca podrá ser demostrada ni confirmada por nadie en cuanto surge sólamente de una cuestión de fe en un ser superior que nos ha creado, y la fe o se tiene o no se tiene, pero no equivale a demostración de nada. Pero afortunadamente no se entromete en la película para estropearla y la acción que vemos está tratada de forma realista pura y dura dentro del contexto fantástico.

La guerra de los mundos

Curiosamente, Steven Spielberg es judío y Tom Cruise de la Cienciología, religiones diferentes pero que por lo visto, de alguna forma que desconozco, podrían encontrar un nexo en común en la palabra Dios. Pienso, luego existo, dijo el filósofo Descartes y muchos dicen que ese pensamiento lo pone Dios y otro el cerebro, pero lo que yo pienso, seguro que equivocadamente, es que Tom Cruise puede que se lo pasara bien en este mundo de seres de otro planeta, suponiendo que él crea efectivamente lo que el lider de la cienciología escribiera en sus libros. Si es de la Cienciología, debe creérselo.

En este entorno de Spielberg, estos extraterrestres son mostrados como terribles monstruos alienígenas vampiros sin aspecto humano. En fin, una muy buena versión de la novela, que se ha modernizado y sucede en nuestros días, lo que la hace muy cercana a nosotros.

En 2011 Steven Spielberg creó la serie de ciencia ficción Falling Skies (2011– ) que contaba una invasión extraterrestre y que tiene varias temporadas, con importantes efectos especiales del mismo tono del de esta película. Hay también una serie llamada La guerra de los mundos II: la nueva generación (1988–1990) contando la invasión de los extraterrestres, tomando la versión de 1953 como base. En los ochenta existió V (1983-1985) aquella de la invasión de los extraterrestres lagartos de los ochenta. Entrañable. Serie la cual tuvo un remake televisivo, no muy malo pero diferente, V (2009–2011), con una bella, como lo fue en la original Jane Badler, Morena-Baccarin como jefa de los largatos.

Duración aproximada: 116 minutos.


Notas:

(1) Richard Dreyfuss volvió a trabajar con Steven Spielberg por tercera vez en la fantasía romántica 'Always-Para siempre' (1989) remake del clásico de los años cuarenta 'Dos en el cielo' (1943) de Victor Fleming, que cuenta la historia de un piloto que muere y vuelve a la tierra como angel guardián de otro piloto que se enamora de su ex-novia. Dreyfuss no volvió a tener unos éxitos como tuvo con las dos películas de Spielberg y en verdad su carrera se ha estancado en la mediocridad.

(2) A veces en lo que hace Spielberg hay una excesiva sensiblería familiar, que es un poco dificil de aguantar. No es este el caso.


Tweet

© Copyright 2001-2017 El castillo Vogelod - Pagina personal realizada sin ánimo de lucro - Todos los derechos reservados.